sábado, 2 de mayo de 2009

HACER INCIENSOS

Los inciensos son una parte muy especial de la práctica mágica. Sirven para inducir ciertos estados de conciencia, purificar el ambiente y atraer ciertas vibraciones al entorno.
Siempre es mejor hacerlos uno mismo que comprarlos, porque los inciensos ya hechos suelen tener ingredientes no comprobables, aromas artificiales o colorantes en exceso.
Además, por muy buenas marcas que existan, es prácticamente imposible conseguir un incienso prefabricado que contenga exactamente las hierbas que deseamos

Existen diversas recetas para realizar inciensos. Los hay en distintas presentaciones, ya sean varitas, conos o en polvo. Yo en realidad prefiero estos últimos porque puedo poner cualquier hierba y no hay ninguna dificultad a la hora de mezclar sólidos y líquidos.
En cambio, hacer inciensos en cono o en varita requiere bastante más práctica, y siempre hay que agregar en la mezcla algún elemento que pueda arder fácilmente (carbón molido, por ejemplo) o de lo contrario tu incienso no prendería.

De hecho, la mayoría de los brujos que conozco prefieren los inciensos en polvo.
Basta moler finamente cualquier combinación de hierbas que nos apetezca y colocarla sobre el carbón.
Solo recuerda que cada plantita tiene su vibración particular y sirve para un objetivo determinado, así que consulta tu tabla de correspondencias antes de elegir cada ingrediente para tu incienso.

INCIENSO DE BELTANE


A continuación pongo un ejemplo de cómo realizar un incienso muy sencillo y que además huele delicioso. La receta es apropiada para Beltane, pero nada te impide modificarla de acuerdo a tus necesidades.

Ingredientes:
*Fécula de maíz o harina.
*Olíbano.
*Mirra.
*Rosas secas.
*Jazmín (en hojas o en aceite).
*Un sobrecito de té de manzanilla.

1) Consigue un mortero o molcajete donde puedas moler las hierbas cómodamente.
Todo brujo necesita uno. Trata de que sea suficientemente grande para mezclar todo dentro del mismo molcajete, pero si es pequeño, siempre puedes moler las hierbas de una en una e irlas pasando a otro recipiente de mayor tamaño.

2) Esparce un poco de fécula de maíz o harina sobre tu molcajete o mortero, extendiéndola por las paredes de este. La fécula sirve para que las gomorresinas (mirra u olíbano) o ingredientes muy pegajosos no se adhieran a el tan fácilmente. Además otorga buena textura al incienso y como es natural no afectan en absoluto.

3) Agrega 2 cucharadas de olíbano (mucha gente le llama simplemente "incienso de grano o de lágrima") y usa la piedra del molcajete para hacerlo polvo. Suele ser difícil con las gomorresinas, pero trata de que quede lo más reducido que se pueda.


4) Si aún hay espacio pon 2 cucharadas de mirra en el mismo mortero. Si no hay espacio saca el olíbano y ponlo en otro recipiente y ahora tritura la mirra. También es algo dura, y hay que hacerlo con fuerza. Si te parece muy complicado puedes usar una máquina trituradora de esas que se usan en la cocina (pica lica). Ya es hora de que las brujas nos modernicemos un poco ¿no?
La mirra tiende a quedar muy pulverizada en esta maquinita, pero como yo no tengo una en mi casa me conformo con el resultado del molcajete.

5) Ahora toma los pétalos de 2 rosas completamente secas. Estos tendrás que desmenuzarlos con los dedos, lo más finamente posible. La piedra no funciona muy bien aquí. Obviamente tienes comprar las rosas mucho tiempo antes y dejarlas secar. Por ejemplo, compras rosas para ofrendar en el altar a principio de mes, y al secarse las guardas para incienso. Así nada se desperdicia.

6) Agrega 1 cucharada de pétalos de jazmín. Cuando son plantas difíciles de conseguir en mi ciudad, yo uso las hierbas que vienen en las bolsitas del té. Es la forma más fácil de encontrarlas, porque las flores de jazmín frescas no las hay mucho por aquí, y aparte las del té ya vienen secas y pulverizadas ¿así o más sencillo?
De cualquier forma, si no encuentras el té ni las flores para secarlas, compra un aceite de jazmín y agrega unas gotitas dentro de la mezcla (no te excedas o quedará muy húmeda tu mezcla y no encenderá bien).

7) Agrega 1 sobrecito de té de manzanilla.

8) Revuelve todos los ingredientes juntos, perfectamente, en sentido de las manecillas del reloj, pidiendo a la deidad que lo bendiga y que pueda cumplir su propósito armoniosamente.
Sigue revolviéndolo en espiral y si gustas traza un pentagrama dentro de el. Cuando lo creas suficiente, agradece y vierte tu incienso en un frasco bien seco. Puedes etiquetarlo, poniéndole un nombre o los ingredientes y la fecha. Tu decides. ¡Tu incienso ya está listo!

Cuando quieras quemarlo, enciende un carbón en un recipiente metálico, y agrega un poco de incienso sobre el. Puedes comprar carbón especial para incienso en cualquier tienda de artículos mágicos, en el mercado o las hierberías.


Fortuna.

P.D. Acerca de la foto, un amigo me dijo "¡pero que manos tan masculinas tienes!", por lo que debo especificar que son las manos de mi novio jajajaja. No se asusten.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

muy buenos tips los tomare en cuenta gracias por compartir tus recetas =)
Angel

Hada dijo...

q bien... me encantó realmente...
jajaja q buena explicacion de las manos.. yo tb me lo pregunté
bendiciones

Anónimo dijo...

A quien engañas tienes manos de hombre y??

- Dejando eso de lado te felicito me encanta la "nueva imagen" del blog y los articulos son muy buenos -

Bendiciones*

Lunns dijo...

Wooow... grx por la receta, intentare hacerla lo antes posible!!

Bendita seas...)O(

Pedro Pérez Muñoz dijo...

Hola! Yo he aprendido a hacer inciensos artesanales y sencillos por youtube. os paso el enlace del video:
https://www.youtube.com/watch?v=7QBATV4KURA
suerte!

Publicar un comentario